El tal Canal 11 ni Canal 13 no existen. Tampoco existe la Ley UCC 308, ni tampoco el cuento de que Facebook pasará de ser una empresa privada para convertirse en pública, ¡puro cuento!

En el entorno de las redes sociales y el marketing digital (Lea aquí que es el marketing digital), siempre han existido y existirán los llamados “trolls”: personas que se divierten mortificando y bromeando en medios digitales a través de falsas rifas de vehículos, cambios del likes por dinero, y su más reciente producción “El aviso de privacidad de Facebook” (aunque ni tan nuevo, data del 2012 pero se actualiza cada año).

Facebook siempre ha sido, es y será, una herramienta “gratuita” para las personas naturales y una herramienta paga para quienes trabajamos el marketing digital en función de resultados, y es más, una herramienta cada vez más costosa, debido a que cada vez somos más cuidadosos en la información que le suministramos a la red social, y para nosotros, los estrategas, eso se traduce en mayores costos. Pero bueno, eso es otro tema.

Escribimos este post, para dar tranquilidad a los seguidores de la red social y queremos darlo a conocer desde nuestra óptica de expertos en social media y redes sociales, pues sabemos que hay  muchos desprevenidos que pierden tiempo leyendo, compartiendo y haciendo al pie de la letra lo que sus contactos les informan con credibilidad.

No hay que tener temor a nada y cuando haya cambios, Facebook nos lo contará de manera directa a través de nuestra sección de noticias e inclusive mencionada directamente por el propio Zuckerberg. Eso sí, la privacidad, al momento de ingresar a la red social, la pierdes completamente, y es este, quizás, el costo por mantenerte conectado con tu familia, amigos y  conocidos (unas por otras). Así que ya saben, nada de temores con las leyes, decretos y entidades que “no existen”. Todo es falso.

Para concluir algo muy simple; sean básicos al momento de identificar un post: solo miren la ortografía y la manera de escribirlo. Una empresa de esa talla sabrá cómo comunicarse de manera profesional y en el momento indicado, nunca usarán el “comparte esto o morirás en el intento”.