LOS MÍNIMOS QUE DEBO COMPRENDER PARA MI ESTRATEGIA EN REDES SOCIALES

Hace un tiempo, cuando estaba próximo a graduarme como Administrador de Negocios, le pregunté al profesor cómo sería mi sustentación de trabajo de grado y que traje debería llevar puesto para el evento. Su respuesta, es la que inspira el post de hoy: “primero ensille antes de montar el caballo.” Tenía razón, primero debería desarrollar mi proyecto, que hasta ese entonces tenía 6 tímidas hojas llenas de borrones y luego sí, preparar el corbatín y la champaña.

¿Qué aprendí de ello? Que en la vida, en nuestras labores profesionales, en el marketing y en las redes sociales, todo lleva un orden, todo parte de un objetivo. Y es precisamente en la estrategia de redes sociales, donde he detectado muchas fallas en mis labores como consultor: desde la construcción de estrategias sin diagnóstico, hasta Community Managers que también trapean, cargan mercancía y desempolvan el negocio. Hacen de todo, y es literal.

El marketing en redes sociales, al igual que cualquier estrategia de mercadeo o de negocios, debe partir de un objetivo, ¿para qué mi empresa requiere presencia en redes sociales? ¿Qué gano con ella?

Es así como debemos definir objetivos como: lograr reconocimiento de marca, generar comunidad con los seguidores de mi marca, fidelizar clientes, capturar nuevos prospectos, entre otras. De igual manera, y una vez definido el objetivo, es conveniente preguntarnos cuáles serán los canales indicados para promocionar mi  marca y/o empresa en internet, entonces vienen las preguntas, ¿qué persigo yo con mi fan page de Facebook? ¿Para qué tener una cuenta en Twitter? ¿Qué hago con un canal de YouTube?

Una vez definido el objetivo y los canales, el ideal radica en la construcción de unos tópicos de comunicación que me ayudarán a delinear los mensajes que yo quiero transmitir a mis seguidores, donde además, se contemple la periodicidad de las publicaciones y se asignen los recursos necesarios para obtener los mejores resultados.

Si todo lo anterior, lo acompañamos de un benchmarking digital, un análisis de competencia y una correcta segmentación del mercado, el resultado será un plan de marketing en redes sociales. Ahí sí diría mi profesor, “una vez ensillado, móntelo y póngalo a andar”

 

Daniel Enríquez / Director Ejecutivo